A un año de la masacre de Once

Spread the love

marcha-once

Justicia es recuperar el Tren para Todos

Hace pocos días, me tocó compartir un panel con José Iglesias, padre de Cromañón, y Paolo Menghini, papá de Lucas, una de las víctimas de Once. También participaron Marcelo Parrilli, abogado de las víctimas de ambas tragedias y Alejandro Bodart, legislador porteño del MST y autor del Proyecto que consagra el 22F como “Día de la dignidad del usuario del ferrocarril”.
Como no podía ser de otra manera, el debate estuvo cruzado por la emoción, por el dolor de tener que sacar conclusiones a partir de la muerte de tantos inocentes. Sin embargo, la claridad de las exposiciones y el coraje de los familiares, permitieron que la trilogía criminal que constituyen funcionarios, empresarios y burocracia sindical, como responsables de ambos hechos, quede más que probada.
Es sin dudas por este coraje, esta búsqueda sin descanso de justicia, esta movilización lograda por los familiares, que la causa de Once, un año después es elevada a juicio oral y, más allá de los intentos del gobierno de culpar al maquinista o a la gente por viajar en el primer vagón, se encuentran procesados funcionarios políticos, empresarios y burócratas sindicales. Sin dudas se trata de un paso importante pero tenemos que ir más allá.

El poder político, los empresarios y la burocracia sindical, matan para enriquecerse

La masacre de Once muestra de la manera más cruda, que el sistema es capaz de cualquier cosa para garantizar los beneficios de una pequeña minoría. Por un lado los funcionarios que entregaron los ferrocarriles e hicieron la vista gorda ante el saqueo, financiando con dinero del pueblo argentino a los empresarios parásitos como Cirigliano, que desviaron millones de dólares de subsidios a sus bolsillos. La burocracia sindical que se sumó al negocio, transformándose en patrones, ingresando en el reparto de la torta,

rematando lo que es de todos y poniendo la patota al servicio de acallar las múltiples denuncias que desde hace años realizamos los que nos oponemos a este verdadero atentado contra lo público.
Hace pocos días esta asociación ilícita se cobró una nueva victima, el maquinista Leonardo Andrada, testigo fundamental de la causa, que fue asesinado de cuatro disparos por la espalda, en un hecho con claros tintes intimidatorios y con el objetivo de obstaculizar el pedido de justicia que es ya un grito de todos.

Para terminar con la impunidad, recuperar el Tren para Todos

La trilogía criminal que originó la masacre de Once se encuentra presente en todos los ámbitos de nuestro país. En todas las líneas ferroviarias, en el Subte y en el conjunto del sistema de transporte. Cambian los funcionarios y se remplazan los empresarios por

 

otros, pero ninguno de los responsables quiere sacar los pies del plato. Para terminar con este modelo de corrupción y muerte tenemos que transformar el sistema ferroviario, estatizando el servicio y garantizando el control por parte de los trabajadores y usuarios.
Quienes mejor que los familiares de las víctimas de Once para controlar, quienes mejor que los trabajadores para garantizar el servicio. Hay que terminar con la gestión privada que pone por delante las ganancias por sobre la seguridad y la efeciencia de este servicio público esencial.
Es a partir de esta convicción que siempre acompañamos a los familiares en el pedido de justicia y los acompañaremos en la marcha a Plaza de Mayo el 22F. Y seguiremos con ellos exigiendo el castigo a todos los responsables, incluído el actual ministro De Vido, que es el que reparte los subsidios y no ejerce ningún control sobre los empresarios corruptos. Y también seguiremos impulsando la campaña para recuperar el Tren para Todos. Porque de nada servirán los monumentos o las declaraciones rimbombantes si se mantienen las causas de la impunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *