Aborto Sí, Aborto No… Eso lo quiero decidir yo

Spread the love

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó el 20 de marzo en el Congreso, por cuarta vez, su proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Lo firman unas 60 diputadas y diputados de diversos bloques.

El proyecto fue elaborado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que articula a más de 350 personalidades y organizaciones sociales.

Muchos diputados acompañaron la nueva presentación. Entre otros referentes, estuve presente allí, como lo hago en cada reclamo a favor de las reivindicaciones de género.

Cuando en el 2007 la Campaña presentó por primera vez el proyecto, fue “cajoneado” hasta que perdió estado parlamentario.

En noviembre del año pasado, por el impulso del movimiento de mujeres y la aprobación del matrimonio igualitario, el proyecto llegó a tratarse en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados pero no se pudo aprobar y de ese modo pasar a ser tratado en sesión. Más que las maniobras reglamentarias, la razón del nuevo cajoneo fue la orden política del gobierno nacional. En cambio en Uruguay, por ejemplo, hace pocos meses la ley de aborto ya tuvo media sanción del Senado.

Desde que se constituyó la Campaña en el año 2005, en nuestro país el debate ha tenido

 

un crecimiento y una adhesión evidentes.

En la sociedad argentina hay avances en la necesidad del reconocimiento de derechos, y si se profundiza el debate seguramente crecerá en relación al derecho al aborto legal, seguro y gratuito. El fallo de la Corte Suprema, aunque limitado a los casos de violación, es otra expresión de esa situación.

Más allá de las expectativas, esta nueva presentación del proyecto de ley abre la incógnita acerca de qué rol va a jugar el oficialismo en este debate. La posición del Poder Ejecutivo de la Nación no deja dudas. Numerosas veces han afirmado que el tema aborto “no está en su agenda”.

La propia Cristina Fernández de Kirchner expresó su cerrada negativa cuando el año pasado recibió en la Rosada a la nueva cúpula de la Iglesia Católica, cuya postura retrógrada es archiconocida. Esa presión política del gobierno seguirá funcionando como traba.

Cuando el martes 20 se realizó la nueva presentación, desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito se convocó a una concentración en la puerta del Congreso para acompañar desde las organizaciones sociales el proyecto.

Es hora de que el Congreso dé respuesta a lo que es ya un reclamo a gritos del movimiento de mujeres y de los sectores realmente progresistas. De no ser escuchado, casi dos mujeres seguirán muriendo cada día en nuestro país por no tener el derecho democrático elemental a decidir sobre su cuerpo y poder realizarse un aborto en condiciones de seguridad y dignidad en los hospitales públicos.

Es además un verdadero problema de salud pública y una deuda con las mujeres que debe ser saldada cuanto antes.

Como siempre es nuestra movilización, compañeras, con la mayor unidad posible y con respeto a la diversidad de organizaciones, la única garantía para poder torcerles el brazo y así lograr que de una vez por todas en la Argentina se apruebe la ley del derecho al aborto.