Escritos

Spread the love

Ayer, ante la Legislatura bonaerense en La Plata, la dirigente y candidata a diputada por la provincia de Buenos Aires, Vilma Ripoll (MST en Proyecto Sur) presentó proyecto de ley para subsidiar a los damnificados por la tormenta. Ripoll señaló: “Mientras los afectados fueron: 58.582 hogares y un 25 por ciento de vecinos platenses (135.037), sólo accedieron a los créditos de Daniel Scioli 350 personas. Los créditos, son más deuda para quienes perdieron todo, no son una solución.”

Ripoll agregó: “La provincia y la legislatura deben ponerse a trabajar, aprobando este proyecto y no mirar para otro lado. Presenté este proyecto para que el Estado devuelva lo perdido que incluye el otorgamiento de subsidios acorde a los daños sufridos, sin topes ni trabas y una ayuda extraordinaria a los familiares de las víctimas fatales.

Masivo acto en Plaza de Mayo: Que Schiavi se calle y vaya preso con De Vido

“La cara visible de la corrupción es la muerte y su cómplice es el silencio. Para ser más claros, los empresarios y funcionarios corruptos mataron a nuestros seres queridos”

Esta frase, que forma parte del documento elaborado por los familiares de la Masacre de Once, expresa con toda claridad que junto con la formación Nº 3772, el 22 de febrero del 2012 lo que se estrelló fue el modelo de las privatizacio-nes, la corrupción y los negociados, dejando un saldo irreparable de 52 muertos y centenares de heridos.

Un «hecho político» que demuestra el agotamiento del modelo

El 22F, al cumplirse un año de la masacre de Once, los familiares y todo el pueblo argentino le pegamos un fuerte cachetazo a las mentiras del gobierno nacional que dice estar «revolucionando el ferrocarril». En el acto de la mañana en la estación Once que tuve el honor de acompañar junto a Nora Cortiñas, decenas de actores y personalidades aplaudimos con los dientes apretados el durísimo documento de Plataforma 2012. Y por la tarde, en esa Plaza de Mayo llena de punta a punta que abrazó a los familiares y se juramentó seguir esta lucha por justicia.
Los miles y miles que llenamos la Plaza de Mayo el pasado 22 de Febrero, para acompañar a los familiares de las víctimas, reflejamos una combinación de dolor, bronca y esperanza. Dolor por los testimonios sobre las vidas que se apagaron en Once, bronca porque Schiavi sigue hablando en libertad, De Vido ni está imputado, y esperanza porque la lucha de los familiares fue deshaciendo la madeja de complicidades y sacando a la luz las responsabilidades políticas, empresariales y sindicales.
Fue un «hecho político», como lo denominaron ellos mismos en la Plaza, que tiene que permitirnos construir una salida a la situación de derrumbe en la que sigue inmerso nuestro sistema ferroviario, más allá de los discursos, las lavadas de cara y los silencios del gobierno K. Salida que, sin duda, no se encuentra en las oficinas de la Casa Rosada ni en el ministerio de Randazzo, que aún hoy, hace pintar las viejas formaciones en empresas de propiedad de los Cirigliano.

Continuar la movilización por justicia y recuperar el Tren para Todos

La elevación a juicio oral de la causa es una buena noticia, sin embargo el principal responsable de la masacre, el ministro Julio De Vido, ni siquiera está imputado. Es por eso que junto a mis compañeros Alejandro Bodart, legislador de la Ciudad y Sergio García directivo de la CTA Capital, lo escrachamos frente al Ministerio de Planificación el propio 22F.
Para garantizar que él y todos los responsables vayan presos es fundamental mantener la movilización unitaria como se viene logrando hasta ahora, gracias a la fuerza de los familiares. La vergonzosa declaración de Schiavi culpando al maquinista, sumada a la de Cristina, que utilizando a las Abuelas, planteó la posibilidad de una espera eterna de justicia, demuestran que la pelea será dura.
Al mismo tiempo necesitamos redoblar la campaña por estatizar el sistema de transporte ferroviario, poniéndolo bajo control de sus trabajadores y usuarios. Porque la justicia será justicia completa cuando este patrimonio tan importante vuelva a estar en manos del pueblo argentino, cuando viajar no sea un riesgo para millones y un negocio para unos pocos.
Mi compromiso y el de todo el MST en Proyecto Sur con esta tarea es total y por supuesto creo que es fundamental que todos aquellos que coincidimos podamos impulsarla juntos. Acompañando a los familiares y multiplicando esta propuesta alternativa en cada barrio, lugar de trabajo o estudio y en cada estación.

 

A un año de la masacre de Once

Justicia es recuperar el Tren para Todos

Hace pocos días, me tocó compartir un panel con José Iglesias, padre de Cromañón, y Paolo Menghini, papá de Lucas, una de las víctimas de Once. También participaron Marcelo Parrilli, abogado de las víctimas de ambas tragedias y Alejandro Bodart, legislador porteño del MST y autor del Proyecto que consagra el 22F como “Día de la dignidad del usuario del ferrocarril”.
Como no podía ser de otra manera, el debate estuvo cruzado por la emoción, por el dolor de tener que sacar conclusiones a partir de la muerte de tantos inocentes. Sin embargo, la claridad de las exposiciones y el coraje de los familiares, permitieron que la trilogía criminal que constituyen funcionarios, empresarios y burocracia sindical, como responsables de ambos hechos, quede más que probada.
Es sin dudas por este coraje, esta búsqueda sin descanso de justicia, esta movilización lograda por los familiares, que la causa de Once, un año después es elevada a juicio oral y, más allá de los intentos del gobierno de culpar al maquinista o a la gente por viajar en el primer vagón, se encuentran procesados funcionarios políticos, empresarios y burócratas sindicales. Sin dudas se trata de un paso importante pero tenemos que ir más allá.

El poder político, los empresarios y la burocracia sindical, matan para enriquecerse

La masacre de Once muestra de la manera más cruda, que el sistema es capaz de cualquier cosa para garantizar los beneficios de una pequeña minoría. Por un lado los funcionarios que entregaron los ferrocarriles e hicieron la vista gorda ante el saqueo, financiando con dinero del pueblo argentino a los empresarios parásitos como Cirigliano, que desviaron millones de dólares de subsidios a sus bolsillos. La burocracia sindical que se sumó al negocio, transformándose en patrones, ingresando en el reparto de la torta, rematando lo que es de todos y poniendo la patota al servicio de acallar las múltiples denuncias que desde hace años realizamos los que nos oponemos a este verdadero atentado contra lo público.
Hace pocos días esta asociación ilícita se cobró una nueva victima, el maquinista Leonardo Andrada, testigo fundamental de la causa, que fue asesinado de cuatro disparos por la espalda, en un hecho con claros tintes intimidatorios y con el objetivo de obstaculizar el pedido de justicia que es ya un grito de todos.

Para terminar con la impunidad, recuperar el Tren para Todos

La trilogía criminal que originó la masacre de Once se encuentra presente en todos los ámbitos de nuestro país. En todas las líneas ferroviarias, en el Subte y en el conjunto del sistema de transporte. Cambian los funcionarios y se remplazan los empresarios por otros, pero ninguno de los responsables quiere sacar los pies del plato. Para terminar con este modelo de corrupción y muerte tenemos que transformar el sistema ferroviario, estatizando el servicio y garantizando el control por parte de los trabajadores y usuarios.
Quienes mejor que los familiares de las víctimas de Once para controlar, quienes mejor que los trabajadores para garantizar el servicio. Hay que terminar con la gestión privada que pone por delante las ganancias por sobre la seguridad y la efeciencia de este servicio público esencial.
Es a partir de esta convicción que siempre acompañamos a los familiares en el pedido de justicia y los acompañaremos en la marcha a Plaza de Mayo el 22F. Y seguiremos con ellos exigiendo el castigo a todos los responsables, incluído el actual ministro De Vido, que es el que reparte los subsidios y no ejerce ningún control sobre los empresarios corruptos. Y también seguiremos impulsando la campaña para recuperar el Tren para Todos. Porque de nada servirán los monumentos o las declaraciones rimbombantes si se mantienen las causas de la impunidad.

Justicia para las víctimas de Once: El 22F, a Plaza de Mayo

Hace poco el ministro Randazzo anunció un plan que sería “una verdadera revolución para los ferrocarriles”: comprar 409 vagones chinos nuevos, reemplazar 6.900 km de vías, renovar señales, tomar más personal y otras medidas para que viajemos mejor.
Es más: en las principales terminales porteñas de tren reparten unos volantes a color de Infotren, la web del Ministerio, donde por ejemplo te cuentan: “Ahora sabés en cuántos minutos llega el próximo tren. Estamos cambiando el Sarmiento. Confía en nosotros”…
Randazzo y el gobierno K se burlan de la gente. En plena temporada, suspendieron el tren a Mar del Plata. A poco de lanzar esta “revolución”, una locomotora descarriló en Once. A lo sumo pintarán algún tren y harán una lavada de cara, pero ningún cambio sustancial. Y en el Sarmiento sacaron formaciones, el tren no corre los domingos entre Once y Moreno y suspendieron el servicio nocturno.

Una asociación ilícita

Los familiares de las víctimas apelaron el fallo del juez Bonadío y pidieron que los ex secretarios de Transporte Jaime y Schiavi más los ex funcionarios Ochoa, Luna y Sícaro (CNRT) también sean procesados por asociación ilícita como los hermanos Cirigliano, dueños de TBA.
Según el fiscal Delgado, esos funcionarios “se dedicaron a hacer circular papeles para poder sustraer fondos que de alguna manera ‘volvían’ hacia su entorno, como lo revela el propio juez al señalar varios episodios de corrupción a lo largo de la extensa decisión pero que, inexplicablemente, luego no los tradujo en consecuencias jurídicas”.
La justicia confirmó y agravó el procesamiento de los Cirigliano, Schiavi y Jaime, y revocó el sobreseimiento de Sícaro que dictó Bonadío. Pero no incluye en la asociación ilícita a los funcionarios.
La querella que lideran los abogados Marcelo Parrilli y María del Carmen Verdú plantea investigar el rol del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, bajo cuyo mando funcionaba antes la Secretaría de Transporte, y no incrimina al maquinista Córdoba.

Basta de impunidad y privatizadas

Si Randazzo lanzó su “revolución” ferroviaria y la justicia acelera el juicio oral es por la necesidad oficial de mostrar, ante el enorme descontento popular, que algo cambia. Pero es hipócrita hablar de “honrar a las víctimas de Once” y mantener el mismo modelo ferroviario menemista que las provoca.
Aunque Randazzo gaste saliva y papel, si los trenes siguen privatizados seguirán poniendo vidas en juego. Las privatizaciones del menemismo, las empresas y la burocracia sindical fracasaron. Hay que terminar con ellas y reestatizar los trenes con control social. Sólo así serán un servicio público eficiente y económico, y no un negocio privado, subsidiado por el Estado, caro y peligroso.
Mientras continuamos la campaña Tren para Todos, llamamos a acompañar masivamente la marcha del 22F a las 19 a Plaza de Mayo para exigir justicia.

¿Revolución en el transporte ferroviario?

El ministro Randazzo, dijo sin ninguna vergüenza y sin ponerse colorado, que «el plan del gobierno nacional en materia de trasporte ferroviario, cuando esté concluído, iba a significar una verdadera revolución para los ferrocarriles». Antes, Cristina Kirchner anunció la compra directa de 409 unidades para el Mitre y el Sarmiento a la empresa china CSR. Y ayer la ministra de Industria y el secretario de Transporte anunciaron el reemplazo de 6.900 km de vías. Ante el colapso total del sistema de transporte, estas afirmaciones son verdaderamente, «un nuevo cuento chino».
Faltan 37 días para que se cumpla el primer aniversario de la tragedia de Once. Cuando a fines del 2012, acompañé a los familiares de Once que junto a los de Cromañón realizaron una actividad en Plaza de Mayo, tuve oportunidad de escuchar, por boca de padres, madres, hermanos e hijos de las víctimas, no solo el deplorable estado del ferrocarril Sarmiento, que todos conocemos, sino también como las promesas de cambiar los trenes y las estaciones, se fueron quedando solo en eso, falsas promesas.
Desde aquel 22 de febrero del 2012, cuando el tren 3772 del Sarmiento, chocó violentamente contra el Andén 2 de Once, dejando 51 muertos y más de 700 heridos, el ramal Moreno-Once nunca más volvió a funcionar según el cronograma de horarios de TBA primero, y de UGOMS después. El Mitre, que durante varios años tuvo un servicio más regular y coches en mejores condiciones, hoy compite con el Sarmiento en la carrera hacia el desastre, jalonada de descarrilamientos, incendios, atrasos, suspensiones y un servicio cada día más deficitario.
El gobierno nacional no puede seguir tapando con promesas y con mentiras, el colapso total del sistema de transporte ferroviario al que llevó el kirchnerismo. Mienten cuando afirman que se incorporaron 1.200 nuevos trabajadores a los talleres. Las incorporaciones que hubo son mucho menores, pactadas entre las empresas concesionarias y la burocracia sindical de la Unión Ferroviaria. Y mientras pagamos sumas multimillonarias por vagones chinos, los talleres y fábricas argentinas que podrían construirlos, están desguazados y abandonadas. Cada vagón chino podría significar nuevos puestos de trabajo para nuestros jóvenes.
Ahora, apurados por el 22 de febrero, mandan a pintar los trenes de todas las líneas y agregarle el logo «transporte público», para lavarle la cara a un servicio que sigue siendo un desastre.

Recuperar el tren para el pueblo y reestatizarlo bajo control social

La política de destrucción del ferrocarril, inaugurada por Menem y seguida por los Kirchner, se basó en subsidios multimillonarios a las empresas concesionarias, que no invirtieron nada, se llenaron sus bolsillos y provocaron tragedias.
Esos subsidios millonarios no se invirtieron en cambiar las vías, ni en mejoras estructurales en las estaciones, ni en equipar los talleres ferroviarios que fueron un orgullo de nuestro país. No se usaron en renovar las unidades ni en recuperar los kilómetros de vías y los ramales cerrados en la década menemista. Lo que si hubo fue promesas y muchas mentiras. Todos recordamos a Néstor Kirchner sintiéndose Perón en los talleres tucumanos de Tafi Viejo, hoy abandonados. O en el primer viaje de «El Gran Capitán», que hoy no circula. O los anuncios de electrificación del San Martín o del soterramiento del Sarmiento. A Cristina hablando del «tren bala» o del primer y único viaje del tren binacional a Uruguay. Ahora descubren los K que el 80 u 85% de la carga se hace en camiones. ¿Donde vivieron estos 9 años? Y para colmo, el gobernador Buzzi de Chubut, quiere cerrar «La Trochita» que va a Esquel y despedir a todos sus trabajadores.
Para lograr un servicio ferroviario eficiente y de calidad; para recuperar los ferrocarriles como un servicio público esencial para nuestro pueblo, hay que terminar, de una vez y para siempre con las privatizaciones. Acabar con las empresas concesionarias corruptas, reestatizar todo el transporte ferroviario, de carga y pasajeros, reconstruir una red nacional de transporte ferroviario que una todo el país, y ponerlo bajo control de los trabajadores, los usuarios y los familiares de víctimas, que con su lucha tenaz lograron procesar a Jaime y Schiavi. Esta es la única salida, y no nuevos cuentos chinos.

La vuelta de la Fragata, usada para campaña

El 9 de enero, con cientos de micros movilizados desde distintos lugares del país, Cristina hizo un pomposo acto para recibir a la Fragata Libertad en el puerto de Mar del Plata. Hicieron esperar a la nave mar adentro. Hicieron esperar a los familiares de los marinos. Todo el aparato oficialista recorrió las rutas costeras para llegar hasta allí y aplaudir a la presidenta. Pensando en el armado de las listas, los intendentes y demás agrupaciones llevaron sus banderas para mostrar que todos son fieles y obedientes soldados del proyecto K. Con toda la escenografía lista para el show, Cristina presentó el retorno del buque casi como si estuviera hablando del Cruce de los Andes. Recordó con tono patriótico al Almirante Brown, al general José de San Martín y a Manuel Belgrano… ¡para luego decir que “honramos” la deuda externa ilegítima y que en el 2012 el gobierno nacional pagó nada menos que 11.000 millones de dólares a los acreedores externos! No tiene cara.

¿Vencimos o seguimos pagando?

En los diarios y otros medios de comunicación se habla mucho del cantinero despedido y de la bandera de protesta que se colgó en el buque insignia argentino. Pero hay algo que los comunicadores oficialistas y también los opositores callan. Ninguno quiere profundizar en los verdaderos motivos por los que la Fragata se movió de Ghana. Lo cierto es que el gobierno K nunca se salió de las reglas del juego que fueron marcando los tribunales imperiales. Primero, aceptó que la cuestión sea juzgada en Nueva York. Luego, llevó los reclamos a distintos organismos internacionales que, como ya es sabido, jamás van a cuidar los intereses de los países periféricos como el nuestro. Y al final, terminó ofreciéndole a los mismos fondos buitres a los que ella critica -y que son los que promovieron el embargo de la Fragata- la reapertura del canje de deuda. ¡La misma reapertura del canje que en cada campaña electoral Cristina juró que nunca volvería a abrir! En síntesis, dentro de algunas semanas la justicia norteamericana se va a definir. Y en el mejor de los casos, nuestro país va a terminar pagando a costa del pueblo un poco menos del 100% del valor de esos bonos que exigen los fondos buitres. ¿Dónde está el triunfo patriótico, Cristina?

La Fragata, utilizada para campaña política

Con el fracaso del 7D, la llegada de la Fragata se pensó como la posibilidad de arrancar la campaña electoral con una “buena noticia” para el kirchnerismo gobernante. La desesperación de Cristina y el oficialismo por subir en las encuestas es tan grande, que el gobierno va a echar mano de cualquier recurso para intentar presentarlo como un logro. Hay que prepararse para que los K nos quieran vender nuevos buzones durante toda la campaña electoral. Tenemos que rechazar con toda fuerza este doble discurso, que nos sigue pintando una realidad maravillosa -y un gobierno espectacular- cuando lo único real que hay es dependencia, pago de la deuda externa y saqueo de nuestros recursos naturales. Nos quieren hacer creer que son “ellos” o la derecha. Hay que desenmascarar esa política mentirosa. Y esto tenemos que hacerlo con la movilización y el reclamo, pero también fortaleciendo una alternativa política, que se enfrente a los K y también a Macri, Scioli, De la Sota y la UCR. Una fuerza que se plante en todo el país y proponga un modelo de país asentado en una Segunda y Definitiva Independencia, al servicio del pueblo trabajador.

¿Cómo democratizar la justicia?

De chicos nos enseñan que la justicia es un poder independiente, pero no es así. Si bien es cierto que comparada con otros países tiene más garantías procesales, acá los jueces son designados y removidos mediante los Consejos de la Magistratura, compuestos por representantes de los diputados, los senadores, los abogados y los propios jueces1 . O sea, es un mecanismo indirecto y no democrático que habilita los pactos y trueques entre los sectores del poder político y las prácticas de corrupción. «Poneme tal fiscal», «te nombro ese juez», «acelerame tal causa» o «dejame libre a fulanito» no son frases de fantasía. Y todos recordamos los jueces de la servilleta.
El Poder Judicial es el único de los tres poderes del Estado no elegido por voto popular. Los jueces están sujetos a las presiones e intercambios de favores, incluida la impunidad, con quienes los nombraron. Ejercen de por vida. Ganan sueldos de privilegio. Deciden sobre la vida, los bienes y la libertad de todos los habitantes del país. Castigan a los ladrones de gallinas, nunca a los poderosos. ¡Y hoy hasta siguen en sus cargos varios jueces y fiscales federales nombrados a dedo por la dictadura!
Como parte de democratizar esta limitada democracia, y como un paso hacia un cambio total del actual sistema, es urgente democratizar la justicia.

Cristina, con mala memoria

Tuvo que enojarse el país entero ante el fallo tucumano para que Cristina Kirchner hablara de “democratizar la justicia”. Pero de cómo hacerlo, nada.
Ella misma nombró a 253 jueces nacionales y federales entre 2008 y 2011. Néstor había nombrado otros 177 durante su gobierno. En total son 430 jueces. Así los K armaron un sistema judicial bastante funcional, del cual el juez Norberto Oyarbide es un prototipo.
Entre los últimos jueces que puso Cristina están los presidentes y vices de 2 de las 4 salas de la Cámara Nacional de Casación Penal, el máximo tribunal penal del país. Otro juez designado por ella es Luis Imas, del Tribunal Oral en lo Penal Económico 3, que absolvió a Menem en el juicio por tráfico de armas. O Daniel Petrone, juez en lo Penal Económico, que sobreseyó a Claudio Uberti en la causa por la valija del venezolano Antonini Wilson, ahora nombrado en el Tribunal Oral Federal 2 de San Martín.
Cristina también designó jueces en los Tribunales Orales Federales porteños, que juzgan causas por derechos humanos y corrupción, y en la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, que trata las denuncias contra el Estado nacional. ¿Estará buscando impunidad a futuro?

Por una real democratización

Una primera medida elemental para democratizar la justicia son los jurados populares, que ya existen desde 2005 en Córdoba, en forma mixta: 8 ciudadanos sorteados se integran a un tribunal con 3 jueces. La Cámara de Diputados bonaerense acaba de votar una ley de jurados, que ahora debe tratar el Senado provincial. Era hora de avanzar en esta viejísima deuda, que la Constitución nacional establece desde 1853. Pero la flamante ley es limitada, porque aunque la Constitución nacional dispone los jurados «para todos los juicios criminales ordinarios», en la Provincia sólo serán para los delitos con pena máxima mayor a 15 años2 .
Hay que poner en pie los jurados en todas las provincias y a nivel nacional, ya mismo y para todos los delitos. Pero ese paso solo es insuficiente: los jueces y fiscales deben ser elegidos mediante el voto popular, lo que requiere una reforma constitucional. La diputada K Diana Conti avaló esa propuesta, seguramente pensando en contrabandear la re-reelección de Cristina. En cambio Zaffaroni, el juez estrella de los K, dijo que la elección popular de los jueces es «una locura total», «promueve la demagogia judicial» y «fracasó en todo el mundo». Poco y nada podemos esperar de gente así.
Además de los jurados, para que el Poder Judicial sea realmente independiente es necesario establecer la elección y revocación de los jueces por sufragio universal. Así por sus actos le tendrán que rendir cuentas al pueblo y no, como pasa ahora, al poder político de turno. No serán eternos, sino que tendrán un mandato limitado y luego, si quieren seguir ejerciendo, deberán ser refrendados por el voto popular.
Jurados populares y elección popular de los jueces son dos tareas centrales si de verdad se quiere democratizar la justicia.

1 El Consejo de la Magistratura nacional, por ejemplo, está formado por 13 miembros. La mayoría, 7 de ellos, dependen del poder político, incluido uno del Poder Ejecutivo.
2 El jurado lo integrarán 12 titulares y 6 suplentes, elegidos por sorteo del padrón electoral. Decidirán la inocencia o culpabilidad del procesado. Para culpar se requieren 10 votos afirmativos y, en caso de prisión perpetua, la unanimidad.

Algunos datos de interés

El Fuero Penal Económico, perteneciente a la Justicia Federal, juzga las evasiones fiscales y otros delitos «de guante blanco». Por causas en dicho fuero hoy no hay ningún detenido. La única funcionaria pública que cumplió prisión efectiva en la historia reciente, condenada por enriquecimiento ilícito en 2004, fue la menemista María Julia Alogaray.
Como parte del Estado capitalista, esta justicia es clasista y castiga a los más humildes. El 84% de los presos son jóvenes de 18 a 34 años, mayormente pobres. El 60% de los detenidos lo está sin tener sentencia firme. El sistema penitenciario, que debería ser para reinserción y no para castigo, a menudo los usa como mano de obra para cometer delitos.
Aparte de ser vitalicios, en contraste con el magro salario de los empleados judiciales los jueces ganan sueldos de 35 a 40.000 $, según su antigüedad. A diferencia de los demás asalariados, no pagan Impuesto a las Ganancias. Los jueces provinciales son más feudales y privilegiados aún: el presidente de la Corte bonaerense, por caso, gana 90.000 $.

Marcha por el derecho al aborto de Congreso a Plaza de Mayo

Finalmente, la mujer víctima de redes de trata para explotación sexual, varias veces violada por sus captores, embarazada y escapada desde el sur, que hace unas semanas pidió hacerse un aborto no punible en un hospital porteño, pudo concretar su derecho.
La unidad de acción de organizaciones de mujeres, partidos y diputados de diversos bloques permitió superar todos los obstáculos que intentaron impedirlo. Desde el inicio el MST se puso al servicio de esa batalla y jugó un rol clave para el triunfo:

  • Avisados por trabajadores del Hospital Ramos Mejía, el diputado Alejandro Bodart y yo fuimos los primeros en contactarnos con la mujer violada. Como el director del hospital quería darle el alta, logramos que ponga fecha al aborto.
  • Después, ante la orden de una jueza nacional contra el aborto, los abogados Pablo Vicente y Carlos Lucero Paz -del equipo de Bodart-, con el grupo feminista ELA, apelaron ante la Corte Suprema y ésta resolvió a favor de la mujer.
  • Se hicieron acciones unitarias en la puerta del Ramos Mejía en apoyo a la mujer afectada y en repudio al cura de ese hospital, que había ido a su casa a agredirla y amenazarla.
  • Se publicó una solicitada firmada por numerosas personalidades y organizaciones contra el veto de Mauricio Macri a la ley de aborto no punible aprobada por la Legislatura. Además, desde el MST le hicimos un escrache ante la jefatura de gobierno.
  • Junto a otros diputados Bodart denunció penalmente a Macri. También presentó una denuncia contra el reaccionario grupo «Pro-vida» y contra el director del Ramos, que dejó filtrar el domicilio de la joven. Asimismo está presentando un recurso judicial en contra del veto macrista, dictado con la sotana puesta.

Después de muchas vueltas, la mujer pudo acceder al aborto no punible que había solicitado.
Fue una clara victoria de los derechos democráticos y de género.

Se reabrió el debate

El caso porteño, al que luego siguió la judicialización de otro aborto no punible en Santa Fe, reabrió toda la discusión sobre estos temas.
Si el Congreso nacional al menos hiciera ley el fallo de la Corte Suprema se evitarían todas estas trabas para los abortos no punibles, por encima de los protocolos provinciales. Es más: si ahora el senador K Miguel Ángel Pichetto plantea un proyecto en ese sentido es sin duda mérito del resonante triunfo logrado y del alto consenso social que hay al respecto.
Pero hoy la cuestión puede y debe ir bastante más allá. El 1º de noviembre se cumplirá un año desde que el Congreso encaró por primera vez el debate sobre el aborto legal, seguro y gratuito. Y lo hizo alrededor del proyecto de ley que presentó la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto y que firmaron más de 60 diputadas y diputados de distintos bloques.
Luego, por orden política de Cristina Fernández de Kirchner, el debate parlamentario se cajoneó. Ya es hora de reabrirlo y avanzar hacia la aprobación de la ley de aborto. La movilización unitaria del jueves 1º, que irá desde Congreso a Plaza de Mayo, va a reafirmar en vez bien alta esa exigencia. Te invitamos a marchar junto a nosotros.

 

27º Encuentro Nacional en Posadas: Miles de mujeres en pie de lucha

De chicos nos enseñan que la justicia es un poder independiente, pero no es así. Si bien es cierto que comparada con otros países tiene más garantías procesales, acá los jueces son designados y removidos mediante los Consejos de la Magistratura, compuestos por representantes de los diputados, los senadores, los abogados y los propios jueces1 . O sea, es un mecanismo indirecto y no democrático que habilita los pactos y trueques entre los sectores del poder político y las prácticas de corrupción. «Poneme tal fiscal», «te nombro ese juez», «acelerame tal causa» o «dejame libre a fulanito» no son frases de fantasía. Y todos recordamos los jueces de la servilleta.
El Poder Judicial es el único de los tres poderes del Estado no elegido por voto popular. Los jueces están sujetos a las presiones e intercambios de favores, incluida la impunidad, con quienes los nombraron. Ejercen de por vida. Ganan sueldos de privilegio. Deciden sobre la vida, los bienes y la libertad de todos los habitantes del país. Castigan a los ladrones de gallinas, nunca a los poderosos. ¡Y hoy hasta siguen en sus cargos varios jueces y fiscales federales nombrados a dedo por la dictadura!
Como parte de democratizar esta limitada democracia, y como un paso hacia un cambio total del actual sistema, es urgente democratizar la justicia.

Cristina, con mala memoria

Tuvo que enojarse el país entero ante el fallo tucumano para que Cristina Kirchner hablara de “democratizar la justicia”. Pero de cómo hacerlo, nada.
Ella misma nombró a 253 jueces nacionales y federales entre 2008 y 2011. Néstor había nombrado otros 177 durante su gobierno. En total son 430 jueces. Así los K armaron un sistema judicial bastante funcional, del cual el juez Norberto Oyarbide es un prototipo.
Entre los últimos jueces que puso Cristina están los presidentes y vices de 2 de las 4 salas de la Cámara Nacional de Casación Penal, el máximo tribunal penal del país. Otro juez designado por ella es Luis Imas, del Tribunal Oral en lo Penal Económico 3, que absolvió a Menem en el juicio por tráfico de armas. O Daniel Petrone, juez en lo Penal Económico, que sobreseyó a Claudio Uberti en la causa por la valija del venezolano Antonini Wilson, ahora nombrado en el Tribunal Oral Federal 2 de San Martín.
Cristina también designó jueces en los Tribunales Orales Federales porteños, que juzgan causas por derechos humanos y corrupción, y en la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, que trata las denuncias contra el Estado nacional. ¿Estará buscando impunidad a futuro?

Por una real democratización

Una primera medida elemental para democratizar la justicia son los jurados populares, que ya existen desde 2005 en Córdoba, en forma mixta: 8 ciudadanos sorteados se integran a un tribunal con 3 jueces. La Cámara de Diputados bonaerense acaba de votar una ley de jurados, que ahora debe tratar el Senado provincial. Era hora de avanzar en esta viejísima deuda, que la Constitución nacional establece desde 1853. Pero la flamante ley es limitada, porque aunque la Constitución nacional dispone los jurados «para todos los juicios criminales ordinarios», en la Provincia sólo serán para los delitos con pena máxima mayor a 15 años2 .
Hay que poner en pie los jurados en todas las provincias y a nivel nacional, ya mismo y para todos los delitos. Pero ese paso solo es insuficiente: los jueces y fiscales deben ser elegidos mediante el voto popular, lo que requiere una reforma constitucional. La diputada K Diana Conti avaló esa propuesta, seguramente pensando en contrabandear la re-reelección de Cristina. En cambio Zaffaroni, el juez estrella de los K, dijo que la elección popular de los jueces es «una locura total», «promueve la demagogia judicial» y «fracasó en todo el mundo». Poco y nada podemos esperar de gente así.
Además de los jurados, para que el Poder Judicial sea realmente independiente es necesario establecer la elección y revocación de los jueces por sufragio universal. Así por sus actos le tendrán que rendir cuentas al pueblo y no, como pasa ahora, al poder político de turno. No serán eternos, sino que tendrán un mandato limitado y luego, si quieren seguir ejerciendo, deberán ser refrendados por el voto popular.
Jurados populares y elección popular de los jueces son dos tareas centrales si de verdad se quiere democratizar la justicia.

1 El Consejo de la Magistratura nacional, por ejemplo, está formado por 13 miembros. La mayoría, 7 de ellos, dependen del poder político, incluido uno del Poder Ejecutivo.
2 El jurado lo integrarán 12 titulares y 6 suplentes, elegidos por sorteo del padrón electoral. Decidirán la inocencia o culpabilidad del procesado. Para culpar se requieren 10 votos afirmativos y, en caso de prisión perpetua, la unanimidad.

Algunos datos de interés

El Fuero Penal Económico, perteneciente a la Justicia Federal, juzga las evasiones fiscales y otros delitos «de guante blanco». Por causas en dicho fuero hoy no hay ningún detenido. La única funcionaria pública que cumplió prisión efectiva en la historia reciente, condenada por enriquecimiento ilícito en 2004, fue la menemista María Julia Alogaray.
Como parte del Estado capitalista, esta justicia es clasista y castiga a los más humildes. El 84% de los presos son jóvenes de 18 a 34 años, mayormente pobres. El 60% de los detenidos lo está sin tener sentencia firme. El sistema penitenciario, que debería ser para reinserción y no para castigo, a menudo los usa como mano de obra para cometer delitos.
Aparte de ser vitalicios, en contraste con el magro salario de los empleados judiciales los jueces ganan sueldos de 35 a 40.000 $, según su antigüedad. A diferencia de los demás asalariados, no pagan Impuesto a las Ganancias. Los jueces provinciales son más feudales y privilegiados aún: el presidente de la Corte bonaerense, por caso, gana 90.000 $.

27º Encuentro Nacional de Mujeres

Con numerosas charlas, seminarios y otras actividades en todo el país, las mujeres del MST en el Movimiento Proyecto Sur, junto a muchas compañeras simpatizantes e independientes, estamos motorizando una importante delegación al Encuentro de Mujeres que tendrá lugar del 6 al 8 de octubre en la capital misionera. Cientos de trabajadoras, estudiantes y amas de casa vamos con todo entusiasmo a Posadas a participar de los talleres, de la marcha y de todas las vivencias que significa el Encuentro.
Dentro del conjunto de temas que nos involucran a las mujeres, desde el derecho al aborto hasta la trata para explotación sexual, uno que viene cobrando fuerte relevancia es el de la violencia de género y el femicidio. En la propia Posadas la semana pasada hubo un caso tremendo, donde un hombre asesinó a hachazos a su ex pareja -María Fleitas- y a los dos hijos de ella.
Pero Posadas no es la excepción. A nivel nacional se comete un femicidio cada 30 horas. Está la Ley 26.485, pero sin presupuesto para aplicarla se vuelve letra muerta. Y de eso son responsables Cristina, Macri, Scioli y los demás gobernadores.
Por eso la exigencia de una ley nacional, leyes provinciales y normas municipales para declarar la emergencia en violencia de género -y con la plata necesaria para campañas, refugios y subsidios a las mujeres víctimas-, será uno de nuestros reclamos prioritarios. Al revés de la intendenta de Rosario, Mónica Fein, del PS, que dijo que si en su ciudad se votaba la emergencia ella la vetaría… ¡De no creer!
Sobre el tema violencia, llevamos a Posadas un material especial que hemos elaborado desde la Comisión de Género del MST para ofrecer a todas las compañeras en el Encuentro: el libro Mujer, violencia y capitalismo, que acaba de aparecer. Creemos que es un aporte para nuestras luchas de todos los días como mujeres y también para la pelea contra este sistema capitalista patriarcal, por una sociedad nueva, distinta, sin opresión ni explotación.
Otra propuesta que llevamos a Posadas, es que la sede del Encuentro 2013 sea la Ciudad de Buenos Aires. Para lograr la ley de emergencia en violencia de género, la ley de aborto seguro y gratuito, la reforma de la ley de trata y el avance de la laicidad en el Código Civil hay que presionar al Congreso. Además en Buenos Aires está Cristina, que frena la ley de aborto, y está Macri, que dictó un reaccionario protocolo de aborto no punible. Por eso el año que viene tenemos que concentrar toda la fuerza del movimiento de mujeres en el centro político del país.
Las Mujeres del MST vamos a este 27º Encuentro dispuestas a debatir, pero por sobre todo a buscar la mayor unidad de acción posible para luchar por lo que todavía se nos debe. Como decía una vieja revolucionaria rusa, “cada derecho que gana la mujer la acerca a la meta fijada de su emancipación total”. Ya estamos preparando el bolso, las banderas, las pancartas, los folletos, la batucada. Vamos camino a Posadas…
¡Y no nos para nadie!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *